La Biblia la escribió una tía

La Biblia la escribió una tía. No lo digo yo, lo dice Harold Bloom, que algo sabrá del tema, en El Libro de J. Luego, en La diosa blanca, Los mitos hebreos y Rey, Jesús, Robert Graves, que iba a clase con Tolkien y CS Lewis -él era el que ligaba, como os podéis imaginar-, da la matraca con que los primeros monoteismos eran matriarcales, alrededor de una Diosa Madre, y luego vino la civilización falócrata y lo jodió todo.

Lo que yo quiero escribir es la historia de Tamar, una bisnieta ficticia del rey David, escribiendo el génesis al dictado de la centenaria bisabuela Betsabé mientras ambas son rehenes en la corte del faraón Sheshonq I, que saqueó el reino de Judá en el quinto año del reinado de Roboam, uno de los herederos de Salomón tras su muerte y la división del reino. Yavhé lo castigó por ir con mujeres malas, así como os lo cuento. Está todo en la Biblia, menos la bisnieta inventada. De verdad.

A todo esto. Llevo más de un año sin escribir. Presenté unos cuantos relatos a varios concursos de ciencia-ficción allá por mediados de 2012. Desde entonces, nada. Escribir ficción, me refiero. Escribo todos los días, hasta hartarme.

Ahora mismo estoy acabando Forastero en tierra extraña, de Robert A Heinlein, y he empezado Sinuhé el egipcio, de Mika Waltari. Probablemente siga comentando las cosas que leo, las series que veo –tengo pendiente el último capítulo de la primera temporada de The Americans y empezar con la quinta de The Good Wife– y, sobre todo, la música que escucho mientras escribo. No tengo ni idea de música, en cualquier caso.

Tengo mis dudas sobre por dónde me va a salir la novela. No tengo nada clara la estructura ni nada de nada, y soy un flipado de la ciencia-ficción, así que cuando salga un astronauta, pues yo que sé, os empezáis a saltar mis entradas y ya está.

Luego tengo el complejo de culpa: la literatura debería estar más cerca de la realidad, y no de estas polladas baratas. Pero de momento voy a hacer esto porque tengo la documentación resuelta, muchas notas, un conato de esquema y no voy a tener tiempo. O sí. O yo que sé.

Tengo una excusa para unir realidad y chorradas mística y pseudohistóricas. Y el Gran Colisionador de Hadrones, además. Pero ya os lo iré contando. O no. O yo que sé.

Jose Cano

@jose_cano85

Anuncios

5 Respuestas a “La Biblia la escribió una tía

  1. ¿Por qué la literatura debería estar más cerca de la realidad? Anda anda, ¡¡con lo divertido que es leer polladas baratas!!

  2. Porque si no, amodorra. Ficciones que sólo pretenden evadir son ficciones que te distraen mientras alguien te roba la cartera. Eso es así. Además, si nunca acabo nada…

  3. tSu mirada trasmitia un odio casi tangible.

    – Coge esa mierda de cara de gillipollas y vete a tomar por culo- dijo mientras agitaba en el aire un cigarillo. De un manotazo lanzo la colilla por la ventana del coche casi dandole a una moto que pasó echando leches por nuestro lado.

    Yo me mantuve en silencio, le conocía desde hacía demasiado tiempo, sus insultos eran como las puas de un erizo que únicamente buscaba defenderse. Mi último comentario le había calado y su manera de enfrentarse a los sentimientos que despertaba era claramente matar al mensajero.

    – Te lo repetiré para que te vaya quedando clarito- dijo mientras, furioso, sacaba un nuevo pitillo y se lo colocaba en la boca-. Ella no me merecía. He sido un santo ¿entiendes? Un jodido Santo, por aguantarla tanto tiempo como estuve aguantandola.

    Pese la furia que trasmitia su voz, al encender el cigarro una sensación de paz pareció atravesarle. El humo ascendía suavemente y su mente parecía encontrarse en un lugar lejano.

    – Yo le dí todo, ¿entiendes?- me dijo-. Todo lo que podía darle. No era suficiente para ella, pero le dí todo lo que me era posible darle.

    Los faros de un coche le iluminaban la cara y los ojos.

    – Se que nunca la hubiera podido hacer feliz- admitió-. Nos condené a ambos al infierno. Si, joder, construí una carcel para ambos y tire la llave.

    En ese momento se giró de nuevo hacía mí y me lanzo una mirada de odio absoluto.

    – No me hagas pedirtelo de nuevo y vete a tomar por culo de una puta vez.

  4. Que sepas que cualquier introducción tuya o del jovenzuelo ese que tienes por compañero que no me mente no es digna de ser recordada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s