El primer post de un blog siempre es un coñazo (y éste no es una excepción)

Cuando tenía cinco o seis años, durante las sobremesas de las comidas familiares, me gustaba jugar a lo que mi madre llamaba «hacer mejunjes». Consistía en mezclar los restos de cerveza, vino y refresco que quedaban en los vasos de mis padres y abuelos con pedacitos de servilletas de papel, corcho de algún tapón de cava, un par de cucharadas de azúcar… Después de haberme pasado un rato añadiendo sustancia al asunto y removiéndolo con una cucharilla de café, ofrecía un trago a quien lo quisiese (por lo general mi abuelo fingía bebérselo y tal, pero esa es una parte de la historia que no viene muy a cuento). A mi modo de verlo, A tres tintas es algo parecido cambiando el líquido por palabras, la niñez por mis veinticuatro años y a mi amoroso abuelo por tipos con la capacidad crítica de ustedes (la que tengan, cada uno la suya).

Como confesamos en la descripción del proyecto, Ana, José y yo hemos montado este tinglado para obligarnos a escribir. Ya no estamos en edad de parvulario. En mi caso trabajo ocho horas al día en una oficina, colaboro con varios medios de comunicación, estoy cursando un máster … Sí, qué guapo soy y qué tipo tengo. Pero a lo que iba, la rutina diaria te susurra al oído «vete a dormir/duerme cinco minutos más, ya escribirás mañana». Y así llevo un par de años dedicándome casi en exclusiva al relato breve, dejando aparcada una novela que me gustaría ver acabada. A tres tintas es la excusa para escribirla cada día durante tres meses o quedar como un vago irredento ante ustedes.

Luego vendrán otros muchos meses de corrección y reescritura, pero tendré al menos una versión beta sobre la que trabajar.

Me parece interesante, además, compartir con quien quiera leernos la trastienda del proceso de escritura. Trataré de intercambiar con ustedes desde aspectos anecdóticos que tal vez despierten su curiosidad hasta algunos debates más complejos que se me planteen a partir del acto narrativo. E, incluso, si lo tienen a bien, es posible que en ciertos momentos reclame su ayuda. Primero trataré de ganármelos con algo tan facilón como dejarles escoger el nombre de algún personaje secundario y luego ya los atracaré con alguna cosa más jodida.

Por último, sería estúpido ocultar que otro de los objetivos del proyecto es ganar visibilidad. El escritor que niegue tener al menos una pizca de vanidad flotando en su sangre en alegre danza con los glóbulos rojos y las plaquetas miente. A los que nos dedicamos a esto y publicamos, nos gusta tener cuantos más lectores mejor porque, aunque podamos andar equivocados, pensamos que tenemos algo que contar que merece ser leído. ¿Si no, por qué ese empeño en editar? Además, me parece útil y necesario saber qué piensan de lo que escribo las (pocas) personas que me leen y, en este sentido, espero que A tres tintas me permita ampliar el radio de ese diálogo.

Acabo.

Por si no se lo están preguntando todavía, ya lo escribo yo: ¿Y sobre qué va a tratar tu novela, querido? Se lo contaré en el próximo post. Permanezcan atentos a sus pantallas.

Anuncios

5 Respuestas a “El primer post de un blog siempre es un coñazo (y éste no es una excepción)

  1. Oye, eso no vale me váis a dejar intrigada. Espero que sirva de ayuda a los que queremos escribir (que no publicar).

  2. Esa es la idea, querida. Que vuelvas durante la semana para enterarte de más cosas. Muchas gracias por leernos. Confío en que “A tres tintas” y sus resultados te resulten interesantes.

    Un abrazo

  3. Que sepas que cualquier introducción tuya o del Advenedizo ese que tienes por compañero que no me mente no es digna de ser recordada

  4. Chuck, el día en que la publique tenía pensado incluir una foto tuya en la portada interior de la novela. ¿Te sirve? Es que Carlos o Chuck en su defecto es un nombre que no me acaba de ligar con la ristra de Gudbergurs, Eriks, Gunnars, Olafurs y demás onomástica islandesa. Aunque si por lo que sea meto a un funcionario español en el texto, será un trasunto tuyo. Prometido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s